Los cubanos estamos bien preparados.

Ramón Bernal Godoy

Hay una conocida frase relacionada con los inicios de la Guerra de Independencia de los EE.UU que he escuchado en tertulias sobre ese tema, que creo fue expresada por representantes de las autoridades británicas, cuando se produjo el incidente que se conoce como la “Fiesta del Té de Boston”, acción llevada a cabo el 16 de diciembre de 1773, cuando un grupo de bostonianos, muchos de ellos disfrazados de indios norteamericanos, liderados por Samuel Adams, abordaron los buques en el puerto de Boston y lanzaron al agua el té que provenía de Gran Bretaña.

Se plantea que cuando los británicos se percataron que los manifestantes se acercaban al barco gritaron amedrentados: “beware, beware, the yankees are coming”[i]. No soy un experto en la historia de los EE.UU, por lo que no puedo atestiguar que esta narración se ajuste a lo que realmente ocurrió ese día; pero lo que si me atrevo a asegurar es que la frase, que en sus inicios tuvo su origen con las primeras manifestaciones independentista de los habitantes de las colonias británicas en ese territorio, se ha revertido y ahora es un llamado de alerta que pronuncian pueblos de todo el mundo, cuando los “yanquis”, en misiones “salvadoras”, se acercan con sus “humanitarias” acciones para ayudarlos “a mejorar sus vidas y promover los intereses y valores estadounidenses”.

No tienen que creerme, simplemente busquen información de lo que ha sucedido en Nuestra América, (la que se extiende desde el Río Grande hasta la Patagonia, incluyendo el Mar de las Antillas), prácticamente desde que ese país del norte logró su independencia. Quizás los mexicanos puedan explicarles como perdieron más del 55% de su territorio (2.400.000 km2), cuando Estados Unidos, cumpliendo con la doctrina del destino manifiesto, proclamada por John L. Sullivan en 1845, se anexionó tierras de enormes riquezas agrícolas, mineras y petroleras, puertos excelentes y logró una dominante situación estratégica y geopolítica mundial. ¿Qué país de Nuestra América no se ha visto precisado a preparar a su población con igual expresión que los británicos de aquel entonces?

Nuestro país durante toda la época de la seudo-república fue víctima de ese afán de expansión marcado por la doctrina del Destino Manifiesto, que proclamaba, que “los EUU parecen destinados por Dios a expandir su territorio”, la Doctrina Monroe, de “América para los americanos” (entiéndase “para los EEUU) y por el supuesto “interés nacional”, hasta que, como dice la canción de Carlos Puebla “llegó el Comandante y mandó a parar.

A partir del 1ro de enero de 1959 todo cambio y ya aquello de que los procónsules de los EEUU tenían más autoridad en nuestro país que los Presidentes, electos o impuestos, pasó a los recuentos históricos que hay que tener muy presentes, para comprender mejor quién es nuestro vecino del norte y como debemos actuar para continuar adelante con nuestras aspiraciones para construir un socialismo próspero y sustentable, en una sociedad desarrollada “con todos y para el bien de todos.

En ese contexto, el 20 y 22 de marzo tendremos la presencia en Cuba del Presidente de los Estados Unidos, Sr. Barack H. Obama, quien el pasado 20 de febrero, dedicó íntegramente su habitual mensaje sabatino a explicar su divulgado viaje a Cuba y entre otras cosas dijo que “(…) mi visita avanzará las metas que nos guían: promover los intereses y valores estadounidenses…”, “y un mejor futuro para el pueblo cubano, un futuro de más libertad y más oportunidad”, reiterando aquello de que “los EEUU continuarán defendiendo los valores universales como la libertad de expresión, asamblea y religión”.

En las tertulias del barrio no hemos podido consensuar con exactitud si el discurso estaba dirigido a sus conciudadanos o si se trata de un ejercicio de abstracción política que no estaba encaminado a satisfacer a sus adversarios políticos, ni a sus seguidores, sino más bien todo lo contrario. Esto que acabo de decir bien parece un galimatías filosófico, pero así lo vemos los que por aquí seguimos siendo víctimas de la política inhumana y cruel, violatoria de los derechos humanos, que el país que actualmente preside el Sr. Obama, ha estado aplicando contra Cuba por más de 50 años.

No obstante, puede tener la seguridad el Sr. Presidente y la comitiva que lo acompañe, que aquí serán bienvenidos, no importa si sus asesores le recomiendan hacer algunas cosas que se contrapongan a la cortés prudencia, que debe mostrar un invitado de esa jerarquía de visita en otro país. Si les sirve de algo le digo que eso es lo que siempre esperaba mi cariñosa y humilde abuelita, cuando recibía un invitado en su limpia y reluciente casita, de paredes de yaguas y piso de tierra, pero llena de decoro y dignidad.

Que tengan la seguridad el Sr. Presidente y sus acompañantes que aquí nadie gritará “Beware, beware, the yankees are coming”, porque como dicen la mayoría de mis coterráneos: “aquí no se come miedo”, y tal vez con mucho tacto y delicadeza, propio de un buen anfitrión, lo más adecuado sería compartir con ellos el siguiente comentario: “Pay attention, distinguished guests, the Cuban are well prepared[ii]”, llenos de decoro y dignidad, dispuestos a recibirlos respetuosamente, como acostumbramos a hacer con todos nuestros visitantes que vienen en son de Paz, no importa si equivocan el discurso.

[i] Cuidado, cuidado, vienen los yanquis.

[ii] Presten atención, distinguidos visitantes, los cubanos están bien preparados.

Anuncios

7 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s